Colesterol, el gran engaño

la verdad del colesterol

Más de 5 millones de personas en el mundo luchan contra el colesterol, lo que permite a la industria farmacéutica recaudar más 2 mil millones de euros al año sin motivo, porque: el colesterol es una de las moléculas más indispensables en la vida.

No hay colesterol «malo»; el colesterol no es la causa de infarto de miocardio y accidente cerebrovascular; Las dietas para reducir el colesterol no cambian la frecuencia de los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares.

Las estatinas reducen el colesterol, pero no limpian las arterias, reducen el infarto y el accidente cerebrovascular, y pueden llevar a complicaciones. Solo deben prescribirse (para el beneficio de la duda) a quienes tienen un riesgo cardíaco muy alto.

Estas han sido las palabras del Profesor Pr Philippe EVEN el autor de un libro polémico nombrado“ la verdad del colesterol”, no es el único defensor de esa idea, ya que había otros científicos que pensaban lo mismo, y confirman que no hay colesterol malo como el profesor: Dr. Dwight Lundell ; Dr. George Vernon Mann

El colesterol, es una molécula vital para la vida humana y una de las más valiosas por sus múltiples funciones en la estructura de las membranas y la fabricación de cortisona, hormonas sexuales masculinas y femeninas y vitamina D.

Tres cuartos del colesterol se producen en el hígado y solo un cuarto proviene de los alimentos.

– No hay un valor normal de colesterol, sino solo un valor promedio (alrededor de 2 g / litro), que varía de un individuo a otro, al igual que el tamaño o la tasa de glóbulos blancos, etc.

– Al contrario de lo que se pensaba en la década de 1970, el colesterol no desempeña ningún papel en las enfermedades arteriales, el infarto de miocardio y el accidente cerebrovascular.

En comparación con las otras grasas (ácidos grasos, triglicéridos, etc.), el colesterol es como un tatuaje simple sin consecuencias sobre las lesiones de la fibrosis arterial.

– No existe relación entre los niveles de colesterol y las enfermedades arteriales, que están relacionadas con otras causas (diabetes, inflamación, predisposición genética).

Las dietas que restringen el colesterol en la dieta reducen el colesterol en un 15 a 20%, pero no cambian la frecuencia de infarto de miocardio o accidente cerebrovascular.

– Treinta estudios financiados por grandes compañías farmacéuticas han intentado demostrar la utilidad de las «estatinas» para reducir el colesterol y reducir las complicaciones cardiovasculares.

Ninguno de estos estudios mostró la disminución en la mortalidad cardíaca por infarto (excepto el primero en 1994, contradicho por todos los demás).

– En contraste, las estatinas, que prohíben la síntesis de colesterol por el hígado, pueden reducir la tasa de 20 a 50% dependiendo de la dosis, pero esta reducción no altera la mortalidad cardíaca o cerebral.

Estas moléculas son biológicamente efectivas, pero clínicamente no benefician a los enfermos.

– Por otro lado, conducen a múltiples complicaciones, a menudo moderadas, pero a veces muy severas: dolor y ruptura muscular, parálisis muscular que dificulta la actividad y el ejercicio, enfermedades de la piel a veces muy graves, fibrosis pulmonar, aumento de la osteoporosis, hepatitis Trastornos de la atención y la memoria, disfunción eréctil y vida sexual masculina y femenina. Las estatinas tienen una relación beneficio / riesgo negativa.

– Están (quizás) solo indicados en casos muy raros de hipercolesterolemia familiar genética. Sobre la base de ideas obsoletas relacionadas con el colesterol en las enfermedades del corazón y bajo la presión de la comercialización y la información errónea de la industria farmacéutica, los cardiólogos comenzaron a prescribir estatinas en el grifo (independientemente del nivel de colesterol) y en dosis cada vez más altas, casi uno de cada dos mayores de 50 años (¡7 millones de personas en Francia, 2 veces más que en cualquier otro lugar!), un gasto anual de más de 1.000 millones euros por nada.

– Peor aún, el colesterol se ha convertido en el negocio de muchos cardiólogos y médicos generales. La vigilancia del colesterol de 3 a 4 veces por año de millones de personas perfectamente sanas ahora representa entre el 10 y el 30% de su clientela, agregando a cada consulta dosis de colesterol y lípidos, electrocardiograma, ultrasonido, etc. Un gasto de otros mil millones de euros cada año.

– Al mismo tiempo, las estatinas se han convertido en el mercado farmacéutico más grande del mundo ($ 25 mil millones) en beneficio de las compañías que las producen, principalmente Pfizer, Merck y Astra-Zeneca. Las estatinas deben ser derogadas imperativamente (como siempre lo han sido en Inglaterra). La Sociedad de Cardiología debe reexaminar su posición y corregir una deriva pan-griega, que no la respeta.

Referencias:

Documental : La noche temática: Colesterol, el gran engaño: http://bit.ly/2FfKHQS

http://www.coffeecountyfuneralchapel.com/memsol.cgi?user_id=1050052

https://fr.scribd.com/document/198904877/George-v-Mann-M-D-The-Cholesterol-Myth

https://books.google.co.ma/books/about/La_v%C3%A9rit%C3%A9_sur_le_cholest%C3%A9rol.html?id=Ia4VmAEACAAJ&source=kp_book_description&redir_esc=y

1 Comment

  • Cuidado con las falsas campañas, por esta misma razón, hay varios muertos, debido a una falsa campaña antivacunas. También inventaron la campaña que dice que el HIV; el cambio climatico; el Holocausto; los viajes espaciales, ni existen sino que son publicidad engañosa. Cuidado con la deformación de la verdad

Leave a Comment

Translate »