Perú: 23,000 hectáreas de bosque amazónica perdidas en el primer semestre de 2018

En Perú, la superficie de la bosque amazónica se está reduciendo una y otra vez, los miembros del Programa Nacional de Conservación de Bosques para la Mitigación del Cambio Climático, una agencia del Ministerio del Medio Ambiente (Minam), han anunciado la pérdida de 23 000 hectáreas de pulmón verde durante la primera mitad de 2018, el 71 por ciento de esta deforestación se registró entre enero y junio de 2018, las áreas más afectadas son las regiones de Loreto, Madre de Dios, Ucayali y San Martín. .

 

Loreto, el departamento más grande de Perú, perdió unas 5.500 hectáreas de bosque, seguido de Madre de Dios, con 4.300 hectáreas; Ucayali, con cerca de 3.700 hectáreas; y San Martín, con cerca de 3000 hectáreas.

 

En Madre de Dios, un departamento ubicado en la frontera con Bolivia y Brasil, los mineros ilegales en busca de oro maltrataron el ecosistema y causaron una deforestación de 1,700 hectáreas en la primera mitad de 2018, una alerta emitida por MAAP (Andean Amazon Monitoring Project) en julio, esta es la región más afectada por el lavado de oro, una actividad que tiene consecuencias desastrosas para el medio ambiente.

 

La principal causa de la deforestación en la Amazonía peruana sigue siendo la agricultura y la ganadería intensiva, actividades humanas que requieren la tala de extensas áreas forestales para permitir el establecimiento de cultivos a gran escala, como el cultivo de palma aceitera. Lo que también degrada gravemente la calidad del suelo.

 

Sin embargo, la tala ilegal y la minería ilegal también representan una amenaza importante para los bosques peruanos, especialmente la actividad de los mineros que utilizan metales pesados altamente contaminantes, como el mercurio, que eventualmente desemboca en los bosques.

Los ríos, que afectan las aguas con efectos adversos en los ecosistemas locales, una contaminación que también tiene consecuencias trágicas para las comunidades aborígenes y su salud.

 

La deforestación definitivamente está luchando para ser detenida a pesar de las políticas ambientales defendidas por el gobierno peruano, por lo que más de 156,000 hectáreas de bosque desaparecieron en la Amazonía peruana en 2015, un 11% menos que la deforestación registrada en 2016, lo que 177 000 hectáreas, en 2017 la deforestación alcanzó 143 000 hectáreas (el equivalente a 200 000 campos de fútbol), un 13% menos que el año anterior, la cifra más alentadora de los últimos cinco años, una rayo de esperanza en un panorama muy oscuro.

 

De hecho, entre 2001 y 2015, la Amazonía peruana registró una pérdida de 1.8 millones de hectáreas de bosque tropical lluvioso, en los últimos 14 años las áreas más afectadas por la pérdida de cobertura forestal son San Martín. , con 382,000 hectáreas; Loreto, con 347,000 hectáreas; Ucayali, con 298,000 hectáreas; y Madre de Dios, con 145.000 hectáreas.

 

Los datos fueron recopilados por los Ministerios de Agricultura, Riego y Medio Ambiente, con el apoyo de la Oficina de Observadores de la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA) y de la Universidad de Maryland (EE. UU.), El campo de estudio del proyecto cubre 69 millones de hectáreas de bosques tropicales de la Amazonía ubicados en quince regiones.

 

Para contrarrestar la pérdida de esta cubierta vegetal, más de 155,000 árboles se plantarán este año en 140 hectáreas de la Amazonía peruana para recuperar áreas deforestadas y degradadas por la minería ilegal, anunció el Fondo Mundial para la Vida Silvestre ( WWF), una de las organizaciones que integran este proyecto.

 

 

a reforestación se está llevando a cabo en el municipio de Inambari y en la provincia de Manu, ubicada en Madre de Dios, limítrofes con Bolivia y Brasil, donde se han perdido 162,000 hectáreas de bosques amazónicos en los últimos 15 años, según el WWF.

 

El proyecto requerirá una inversión de US $ 766,000 del gobierno y los municipios que se han sumado a la iniciativa, que combina los sistemas modernos de información geoespacial con las más avanzadas técnicas de ingeniería forestal y ambiental.

 

El Ministerio de Medio Ambiente ha prometido casi US $ 306,000 al municipio provincial de Manu para recuperar 60 hectáreas con 66,000 árboles plantados en 2018. Varias comunidades indígenas están participando en el proyecto de revegetación, como San José de Karene, Puerto Luz y Shintuya.

 

Por su parte, el Ministerio de Agricultura e Irrigación (Minagri), a través del Servicio Nacional de Bosques y Vida Silvestre (Serfor), también se ha comprometido a financiar las obras de rehabilitación realizadas por El municipio de inambari.

 

Los árboles provienen de un vivero técnico establecido en Inambari para aumentar la producción de árboles, hasta 240,000 unidades por año, en comparación con 10,000 con métodos tradicionales.

 

«A través de esta iniciativa, vemos cómo los suelos que habían perdido completamente su fertilidad cobraron vida nuevamente. Ahora, la prioridad es continuar replicando esto en otras regiones de la Amazonia con el apoyo de los gobiernos locales y regionales «, dijo la coordinadora de WWF en Madre de Dios, Edith Condori.

 

Los planes futuros incluyen el establecimiento de dos nuevos viveros técnicos en las localidades de Salvación y Boca Colorado en la provincia de Manu.

 

 

 

Según dos biólogos de renombre de la Fundación de las Naciones Unidas, el Amazonas está cerca del punto de «no retorno», una etapa que podría alcanzarse si la deforestación supera el 20% de su área original.

 

En un editorial publicado por la revista Science Advances, el investigador estadounidense Thomas Lovejoy y su homólogo brasileño, Carlos Nobre, aseguraron que la deforestación de la Amazonía haya alcanzado aproximadamente el 17% de su vegetación total durante los últimos 50 años, y que alcanzar el 20% podría ser crítico en relación con el impacto climático.

 

El Amazonas produce aproximadamente la mitad de su propia lluvia al reciclar la humedad a medida que el aire se desplaza desde el Atlántico a Sudamérica y al oeste.

 

Esta humedad es importante para alimentar más ampliamente el ciclo del agua en la Tierra y, por lo tanto, afecta el bienestar humano, la agricultura, las estaciones secas y el comportamiento de la lluvia en muchos países de América del Sur, advierten expertos.

 

Recientemente, los biólogos agregaron factores como el cambio climático, la deforestación y la incidencia de incendios a gran escala en el ciclo natural del agua. Los estudios realizados hasta la fecha indican que las interacciones negativas entre estos factores significan que el sistema amazónico se convertirá en una zona no forestal en el este, sur y centro de la Amazonía si la deforestación alcanza niveles que oscilan entre el 20% y el 20%. 25% de la región.

 

«Si el clima sigue cambiando, debido a la deforestación o al calentamiento global, hay más de un 50% de probabilidades de que la selva amazónica se convierta en una sábana», dice el ganador del Premio Nobel Carlos Nobre en 2017.

 

 

De hecho, según los expertos, la severidad de las sequías de 2005, 2010 y 2015 podría representar los primeros destellos de este punto de inflexión ecológica.

 

Es por estas razones que Lovejoy y Nobre exigieron en su artículo que el área deforestada se limite al 20% del área original para no obstaculizar, sino más bien impedir, la capacidad de regeneración de esta región clave del país.

Leave a Comment

Translate »