Depresión: síntomas, tipos, causas, tratamiento y evolución

Síntomas de depresión

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2020, la depresión se convertirá en la segunda causa de discapacidad en el mundo, después de los trastornos cardiovasculares.

Definición de depresión

 

La depresión es una enfermedad que se caracteriza por una gran tristeza, un sentimiento de desesperación (depresión), una pérdida de motivación y de toma de decisiones, una disminución del sentimiento de placer, trastornos de la alimentación y del sueño, pensamientos mórbidos. y la impresión de no tener valor como individuo.

 

Según la OMS:
La depresión es un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración.

La depresión puede llegar a hacerse crónica o recurrente y dificultar sensiblemente el desempeño en el trabajo o la escuela y la capacidad para afrontar la vida diaria. En su forma más grave, puede conducir al suicidio. Si es leve, se puede tratar sin necesidad de medicamentos, pero cuando tiene carácter moderado o grave se pueden necesitar medicamentos y psicoterapia profesional.

La depresión es un trastorno que se puede diagnosticar de forma fiable y que puede ser tratado por no especialistas en el ámbito de la atención primaria.

 

La depresión afecta el estado de ánimo, los pensamientos y el comportamiento, pero también el cuerpo. La depresión se puede expresar en el cuerpo por un dolor de espalda, dolor de estómago, dolor de cabeza; Esto también explica por qué una persona que sufre de depresión puede ser más vulnerable a los resfriados y otras infecciones a medida que su sistema inmunológico se debilita.

 

Predominio

 

La depresión es uno de los trastornos psiquiátricos más frecuentes. Según una encuesta realizada por las autoridades de salud pública en Quebec, aproximadamente el 8% de las personas mayores de 12 años informaron haber experimentado un período de depresión en los últimos 12 meses.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2020, la depresión se convertirá en la segunda causa de discapacidad en el mundo, después de los trastornos cardiovasculares.

La depresión puede ocurrir a cualquier edad, incluida la infancia, pero aparece por primera vez con mayor frecuencia en la adolescencia tardía o en la edad adulta temprana.

 

Las Causas de la depresión

 

Aun no está claro qué causa la depresión, pero es probable que sea una enfermedad compleja que envuelve varios factores relacionados con la herencia, la biología, los eventos de la vida, el entorno y los hábitos de vida.

 

Genético

Como resultado de los estudios a largo plazo de familias y gemelos (ya sea separados al nacer o no), se ha demostrado que la depresión tiene algún componente genético, aunque no se ha identificado de genes específicos implicados en esta enfermedad. Por lo tanto, una historia de depresión en la familia puede ser un factor de riesgo.

 

Biología

 

Aunque la biología del cerebro es compleja, en las personas deprimidas existe un déficit o desequilibrio de ciertos neurotransmisores como la serotonina.

Estos desequilibrios interrumpen la comunicación entre las neuronas. Otros problemas, como la alteración hormonal (hipotiroidismo, uso de píldoras anticonceptivas, por ejemplo), también pueden contribuir a la depresión.

 

Medio ambiente y estilo de vida

 

Los malos hábitos de la vida (fumar, alcoholismo, poca actividad física, exceso de televisión o videojuegos, etc.) y las condiciones de vida (condiciones económicas precarias, estrés, aislamiento social) pueden dañar profundamente a estado psicológico Por ejemplo, la acumulación de estrés en el trabajo puede llevar al agotamiento y, eventualmente, a la depresión.

 

Eventos de la vida

 

La pérdida de un ser querido, el divorcio, la enfermedad, la pérdida del empleo u otro trauma puede desencadenar la depresión en aquellos que están predispuestos a la enfermedad. De manera similar, el abuso o trauma infantil es más sensible a la depresión en la edad adulta, en parte porque interrumpe permanentemente el funcionamiento de ciertos genes relacionados con el estrés.

 

Las diferentes formas de depresión.

 

Los trastornos depresivos se clasifican en varias entidades: trastornos depresivos mayores, trastornos distímicos y trastornos depresivos no especificados.

 

Trastorno depresivo mayor

 

Se caracteriza por uno o más episodios depresivos mayores (estado de ánimo depresivo o pérdida de interés durante al menos dos semanas asociadas con al menos otros cuatro síntomas de depresión).

 

Trastorno distímico

 

Se caracteriza por un estado de ánimo depresivo la mayor parte del tiempo durante al menos dos años, asociado con síntomas depresivos que no cumplen con los criterios para un episodio depresivo mayor. Esta es una tendencia depresiva, sin depresión mayor.

 

El trastorno depresivo no específico es un trastorno depresivo que no cumple con los criterios para el trastorno depresivo mayor o el trastorno distímico.

Esto puede ser, por ejemplo, un trastorno de adaptación con estado de ánimo deprimido o un trastorno de adaptación con estado de ánimo ansioso y deprimido.

 

Otros términos se utilizan junto a esta clasificación del DSM4 (clasificación manual de trastornos mentales):

 

Depresión ansiosa. Además de los síntomas habituales de la depresión, hay una excesiva aprensión y ansiedad.

 

Trastorno bipolar descrito previamente como depresión maníaca.

 

Este trastorno psiquiátrico se caracteriza por períodos de depresión mayor, con episodios maníacos o hipomaníacos (euforia exagerada, sobreexcitación, forma invertida de depresión).

 

Depresión estacional.

 

Estado depresivo que se manifiesta cíclicamente, generalmente durante los pocos meses del año en que el sol está en su punto más bajo.

 

Depresión posparto

 

En el 60% a 80% de las mujeres, un estado de tristeza, nerviosismo y ansiedad se manifiesta en los días posteriores al parto. Hablamos de baby blues que dura entre un día y 15 días. Por lo general, este estado de ánimo negativo se reabsorbe. Sin embargo, en 1 de cada 8 mujeres, aparece una depresión real de inmediato o aparece en el año siguiente al nacimiento.

 

Depresión después del duelo En las semanas posteriores a la pérdida de un ser querido, los signos de depresión son comunes, y esto es parte del proceso de duelo. Sin embargo, si estos signos de depresión persisten durante más de dos meses, o si están muy marcados, consulte a un especialista.

 

Complicaciones

 

Hay varias complicaciones posibles relacionadas con la depresión:

Recurrencia de la depresión: es frecuente, ya que afecta al 50% de las personas que han experimentado depresión. La gestión reduce considerablemente este riesgo de recurrencia.

La persistencia de los síntomas residuales: estos son casos en los que la depresión no está totalmente curada y en los que, incluso después del episodio depresivo, persisten los signos de depresión.

 

La transición a la depresión crónica.

 

Riesgo de suicidio: la depresión es la principal causa de suicidio: aproximadamente el 70% de las personas que mueren por suicidio sufren de depresión.

 

Los hombres deprimidos mayores de 70 años son las personas con mayor riesgo de suicidio. Las ideas suicidas a veces llamadas «ideas negras» son uno de los signos de la depresión. Aunque la mayoría de las personas con ideas de suicidio no hacen un intento, es una señal de advertencia. Las personas deprimidas piensan en el suicidio para detener el sufrimiento que les parece insoportable.

 

Trastornos asociados con la depresión: la depresión tiene vínculos físicos o psicológicos con otros problemas de salud:

 

Ansiedad,

Dependencia: alcoholismo; abuso de sustancias como el cannabis, el éxtasis, la cocaína; dependencia de ciertas drogas como pastillas para dormir o tranquilizantes…

Mayor riesgo de ciertas enfermedades: enfermedades cardiovasculares y diabetes. De hecho, la depresión se asocia con un mayor riesgo de problemas cardíacos o apoplejía.

Por otro lado, la depresión puede acelerar ligeramente el inicio de la diabetes entre las personas que ya están en riesgo70. Los investigadores argumentan que las personas deprimidas también tienen menos probabilidades de hacer ejercicio y comer bien.

Además, algunos medicamentos pueden aumentar el apetito y causar aumento de peso. Todos estos factores aumentan el riesgo de diabetes tipo 2.

 

 

Síntomas de depresión

 

Según  DSM 4-R “Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales.” , la característica principal de una depresión son:

 

  • Estado de ánimo irritable o bajo la mayoría de las veces
  • Dificultad para conciliar el sueño o exceso de sueño
  • Cambio grande en el apetito, a menudo con aumento o pérdida de peso
  • Cansancio y falta de energía
  • Sentimientos de inutilidad, odio a sí mismo y culpa
  • Dificultad para concentrarse
  • Movimientos lentos o rápidos
  • Inactividad y retraimiento de las actividades usuales
  • Sentimientos de desesperanza y abandono
  • Pensamientos repetitivos de muerte o suicidio
  • Pérdida de placer en actividades que suelen hacerlo feliz, incluso la actividad sexual

 

Los niños pueden presentar síntomas distintos a los de los adultos. En un niño o adolescente deprimido, a veces se puede observar irritabilidad en lugar de tristeza. Para que la depresión sea efectiva, para que se haga el diagnóstico, la persona debe además presentar al menos cuatro síntomas adicionales:

 

Un cambio en el apetito o el peso, el sueño y la actividad psicomotora;

 

  • – una reducción de energía;
  • – Ideas de inutilidad o culpa;
  • – Dificultad para pensar, concentrarse o tomar decisiones.

 

Otros síntomas de depresión pueden estar presentes:

 

  • Una actitud agresiva inusual o una gran irritabilidad.
  • Sensibilidad emocional excesiva (nada causa lágrimas)
  • Agitación, incapacidad para sentarse, deambulando, torciendo las manos, manejo y fricción de la piel, ropa u otros objetos) o lo contrario a la impresión de pensar y actuar «a cámara lenta».
  • Una gota en la libido.
  • Dolores de cabeza, dolor de estómago o espalda.
  • Un sentimiento de vacío.
  • Una impresión de no sentir nada más.

Estos síntomas de depresión están acompañados por un sufrimiento o deterioro significativo de las áreas sociales, ocupacionales u otras áreas importantes de funcionamiento.

 

En los ancianos, la depresión también es común. A menudo pasa desapercibido porque los síntomas (fatiga, pérdida de motivación, aislamiento) pueden atribuirse al envejecimiento. Una porción significativa de esta población no sería diagnosticada o tratada. Algunos síntomas de depresión son más comunes en los ancianos que en los más jóvenes, especialmente:

 

  • Agresividad y enojo.
  • Dolores diversos e inexplicables (dolor de espalda, dolor de cabeza …).
  • Aislamiento, retirada.
  • Confusión y problemas de memoria.
  • Sentimiento de ser inútil, frecuente ideación suicida.

 

 

Reconocer la depresión en niños y adolescentes.

 

En los niños: La depresión es bastante rara (0,5%) en su caso. Sin embargo, debemos estar particularmente atentos a cualquier cambio repentino en el comportamiento y signos de abstinencia, ausencia o, por el contrario, irritabilidad o agitación:

 

– ya no quiere jugar, salir o ver a sus amigos;

– Es muy irritable y suele llorar;

– se queja de dolores de cabeza o vientre;

– dice que ya no quiere vivir o que no debería haber nacido;

– experimenta exclusión y fracaso en la escuela;

– Crece, pero toma muy poco peso.

 

En adolescentes: La depresión puede ser difícil de distinguir de los momentos de crisis o confrontación específicos de esta etapa de la vida. Afecta del 3% al 4% de los adolescentes, especialmente a las niñas. Las siguientes señales son para observar:

– un abuso de alcohol, drogas, drogas,

– un estado de agitación,

– abuso verbal,

– una aparente indiferencia,

– una tendencia al aislamiento;

– desinversión en estudios;

– signos de autolesión;

– verbalización de la ideación suicida.

 

 

Personas en riesgo de depresión

 

Personas con antecedentes familiares o personales de depresión.

 

Personas que toman ciertos medicamentos, como psicoestimulantes, esteroides, corticosteroides, esteroides anabólicos, anticonvulsivos o píldoras anticonceptivas. De hecho, las progestinas contenidas en la píldora anticonceptiva pueden afectar el estado de ánimo3. Si es así, hable con su médico.

 

Desde un punto de vista sociológico, los siguientes grupos se ven más afectados por la depresión.

 

  • Las mujeres. Casi el doble de mujeres que hombres experimentarán depresión al menos una vez en su vida, aunque algunos estudios marginales a veces han encontrado la misma frecuencia en ambos sexos.
  • Las mujeres tienen más probabilidades de consultar que los hombres cuando tienen síntomas de depresión, lo que puede explicar en parte por qué la enfermedad se diagnostica con mayor frecuencia en su hogar. Además, adelantamos al menos dos hipótesis para explicar el fenómeno:
  • – el sistema hormonal de las mujeres, que es más probable que influya en la química del cerebro; así, la menopausia puede estar asociada con un inicio de depresión;
  • – Problemas más frecuentes de pobreza y violencia conyugal.
  • Personas viviendo solas.
  • Los jóvenes. La primera depresión a menudo ocurre en la adolescencia tardía o en la adultez temprana. El suicidio es la segunda causa de muerte entre los jóvenes después de los accidentes de tráfico.

Las personas mayores. Del 15% al ​​20% de las personas mayores viven períodos depresivos. A menudo pasan desapercibidos. Causas posibles:

 

  • – soledad;
  • – la muerte del cónyuge o de una querida persona;
  • – factores fisiológicos relacionados con el envejecimiento, como una disminución significativa de la serotonina y otros cambios metabólicos;
  • – Desnutrición, que puede causar deficiencias nutricionales que contribuyen a la depresión (especialmente ácido fólico y vitamina B12).
  • Personas homosexuales. Varios datos, incluido un gran estudio de cohorte en Nueva Zelanda, indican que las personas homosexuales, lesbianas y bisexuales tienen un mayor riesgo de problemas de salud mental, en particular depresión, trastornos de ansiedad y comportamiento suicida.
  • Personas que padecen una enfermedad crónica. Tener dolor crónico (migraña o dolor de espalda, por ejemplo) o una enfermedad incapacitante (diabetes, accidente cerebrovascular …) aumenta considerablemente el riesgo de depresión, especialmente entre los jóvenes.

 

Prevención de la depresión

 

Medidas preventivas básicas

 

A veces, en el caso de signos de depresión, o en casos de distimia, simplemente organiza un estilo de vida más saludable por un tiempo, como irse a la cama temprano, hacer más ejercicio y comer.

Equilibrado, para sentirse mejor. Pero otras formas pueden ayudar a no hundirse en la depresión, y especialmente a evitar las recaídas después de una primera depresión.

De hecho, varios estudios muestran que aproximadamente la mitad de las personas con depresión sufren más de una vez en su vida.

 

Actividades, relaciones, espiritualidad.

– Haz ejercicio físico de manera regular ya que con intensidad. Las personas que hacían ejercicio regularmente estarían incluso protegidas de la depresión entre 2 y 9 años después de interrumpir esta actividad.

– No dude en expresar lo que siente con las personas que lo rodean cuando se siente deprimido.

– Si es necesario, busque la ayuda de un psicólogo, trabajador social o psicoterapeuta capacitado (consulte Psicoterapia).

– No seas demasiado exigente contigo mismo.

– Vive el momento. Evite los pensamientos negativos, reescriba el pasado o anticipe el futuro.

– Practicar la terapia cognitiva basada en mindfulness (MBCT) para la depresión desarrollada para reducir los ataques depresivos.

– Conocerse mejor y emprender proyectos.

– Reconocer y superar sus miedos.

– Nutrir una forma de espiritualidad.

 

Suministro

Si no podemos terminar una depresión solo a través de la comida, probablemente podemos agravarla con una mala selección de alimentos. Pero también podemos prevenir una recaída por buenas elecciones. Dependiendo del caso, un dietista u osteópata puede ayudar a establecer la dieta adecuada.

 

– Asegurar una ingesta diaria suficiente de nutrientes. Según el naturópata J.E. Pizzorno, las recomendaciones propuestas a la población en las guías alimentarias para mantener una salud óptima siguen siendo las mismas en caso de depresión. Sin embargo, recomienda un suplemento multivitamínico y mineral.

– Consuma más pescado graso (como la caballa, el arenque y el salmón) porque su carne es rica en ácidos grasos omega-3, un nutriente esencial.

– Además, asegúrese de comer alimentos ricos en ácido fólico, como carnes de órganos, legumbres y verduras de hoja verde oscuro. Algunas pastas y cereales para el desayuno están fortificados con ácido fólico.

– Un estudio ha demostrado que la dieta mediterránea reduce el riesgo de depresión. Una dieta que contiene muchos productos procesados ​​aumenta el riesgo de depresión en un 58% en este estudio.

Por el contrario, la dieta mediterránea reduce el riesgo de depresión en un 30%. ¿Cómo puede una dieta actuar tanto sobre la depresión? Probablemente al traer omega-3, antioxidantes, folatos y tal vez otros elementos…

 

 

Medidas para prevenir las recaídas.

 

Para prevenir una recaída, se recomienda que todos los tratamientos (ya sean medicamentos o productos naturales para la salud, así como psicoterapia) se continúen de 6 meses a 24 meses después de la curación completa.

 

Si el tratamiento se detiene tan pronto como la persona se sienta bien, el riesgo de recaída superaría el 50%. En este momento, la enfermedad puede ser más difícil de tratar.

También es más probable que la depresión se vuelva crónica, de ahí la importancia del cuidado personal para prevenir los episodios depresivos (tratamiento, seguimiento psiquiátrico, psicoterapia y cambios en el estilo de vida).

 

 

 

TRATAMIENTO DE LA DEPRESIÓN

 

Como tratar la depresión?

 

El tratamiento ideal de la depresión dependerá de las características específicas del subtipo de depresión y será, como siempre, personalizado, por lo que es fundamental una adecuada relación médico-paciente. Básicamente, el tratamiento se compone de psicoterapia y farmacoterapia.

Con la psicoterapia, se ofrece seguridad, confianza, comprensión y apoyo emocional; se intentan corregir los pensamientos distorsionados; se explica el carácter temporal y se desdramatiza la situación; se consigue la participación del paciente en el proceso curativo y, por último, se enseña a prever las posibles recaídas.

Como tratamiento farmacológico se utilizan antidepresivos, ansiolíticos y otros fármacos coadyuvantes, como las hormonas tiroideas, el carbonato de litio o psicoestimulantes.

Por último, el tratamiento electroconvulsivo, que se realiza en algunas circunstancias (depresión mayor grave del adulto, depresión resistente), bajo control anestésico y miorrelajación. Es una técnica segura y sus efectos secundarios sobre la memoria son habitualmente leves y transitorios. Por razones operativas, económicas y socio-culturales se reserva a indicaciones muy concretas.

Referencias:

 

Dienemann J, Boyle E, et alIntimate partner abuse among women diagnosed with depressionIssues Ment Health Nurs. 2000 Jul-Aug;21(5):499-513.
5. Gottfries CG. Late life depressionEur Arch Psychiatry Clin Neurosci. 2001;251 Suppl 2:II57-61.
6. Fergusson DM, Horwood LJ, Beautrais AL. Is sexual orientation related to mental health problems and suicidality in young people?Arch Gen Psychiatry. 1999 Oct;56(10):876-80.
7. Cyrulnik B. Les vilains petits canards, Éditions Odile Jacob, France, 2001, p. 257-263.
8. Pizzorno JE Jr, Murray Michael T (Ed). Textbook of Natural Medicine, Churchill Livingstone, États-Unis, 1999, p. 1039-1056.

Montejo Iglesias ML, Oca Bravo L, Soler Roibal A. Factors associated with antidepressive placebo response: a reviewActas Esp Psiquiatr. 2002 Jul-Aug;30(4):246-52. Synthèse d’études.
13. Tolmunen T, Hintikka J, et alDietary folate and the risk of depression in Finnish middle-aged men. A prospective follow-up studyPsychother Psychosom. 2004 Nov-Dec;73(6):334-9.
14. Papakostas GI, Petersen T, et alThe relationship between serum folate, vitamin B12, and homocysteine levels in major depressive disorder and the timing of improvement with fluoxetineInt J Neuropsychopharmacol. 2005 Dec;8(4):523-8. Erratum in: Int J Neuropsychopharmacol. 2005 Dec;8(4):528.
15. Taylor MJ, Carney SM, et alFolate for depressive disorders: systematic review and meta-analysis of randomized controlled trialsJ Psychopharmacol. 2004 Jun;18(2):251-6. Review.
16. Papakostas GI, Petersen T, et alThe relationship between serum folate, vitamin B12, and homocysteine levels in major depressive disorder and the timing of improvement with fluoxetineInt J Neuropsychopharmacol. 2005 Dec;8(4):523-8. Epub 2005 May 9. Erratum in : Int J Neuropsychopharmacol. 2005 Dec;8(4):528.
17. Solomon Andrew. Le diable intérieur – Anatomie de la dépression, Albin Michel, France, 2002, p. 119.
18. Whiskey E, Werneke U, Taylor D. A systematic review and meta-analysis of Hypericum perforatum in depression: a comprehensive clinical review.Int Clin Psychopharmacol 2001 Sep;16(5):239-52.

Linde K, Mulrow CD, Berner M, Egger M. St John’s wort for depressionCochrane Database Syst Rev. 2005 Apr 18;(2):CD000448. Review.
20. Roder C, Schaefer M, Leucht S. [Meta-analysis of effectiveness and tolerability of treatment of mild to moderate depression with St. John’s WortFortschr NeurolPsychiatr. 2004 Jun;72(6):330-43. German.
21. Efficacy and tolerability of Hypericum perforatum in major depressive disorder in comparison with selective serotonin reuptake inhibitors: a meta-analysis. Rahimi R, Nikfar S, Abdollahi M. Prog Neuropsychopharmacol Biol Psychiatry. 2009 Feb 1;33(1):118-27. Epub 2008 Nov 12.
22. Szegedi A, Kohnen R, et alAcute treatment of moderate to severe depression with hypericum extract WS 5570 (St John’s wort): randomised controlled double blind non-inferiority trial versus paroxetineBMJ, 2005 Mar 5;330(7490):503.
23. Schubert H, Halama P. Depressive episode primarily unresponsive to therapy in elderly patients: efficacy of Ginkgo biloba extract EGb 761 in combination with antidepressants [translated from German]. Geriatr Forsch. 1993;3:45–53. Article commenté dans : Natural Standard (Ed). Herbs & Supplements – Ginkgo, Nature Medicine Quality Standards. [Consulté le 6 mai 2003]. www.naturalstandard.com

Hemmeter U, Annen B, et alPolysomnographic effects of adjuvant ginkgo biloba therapy in patients with major depression medicated with trimipraminePharmacopsychiatry. 2001 Mar;34(2):50-9.
25. Mischoulon D, Fava M. Role of S-adenosyl-L-methionine in the treatment of depression: a review of the evidenceAm J Clin Nutr 2002 Nov;76(5):1158S-61S.
26. Williams AL, Girard C, et alS-adenosylmethionine (SAMe) as treatment for depression: a systematic reviewClin Invest Med 2005;28(3):132-139.
27. Société canadienne de psychologie. Public, La psychologie peut vous aider – La dépression chez les personnes âgées, SCP. [Consulté le 30 juin 2010]. www.cpa.ca
28. Birdsall TC. 5-Hydroxytryptophan: a clinically-effective serotonin precursorAltern Med Rev. 1998 Aug;3(4):271-80. Review.
29. Shaw K, Turner J, Del Mar C. Tryptophan and 5-hydroxytryptophan for depressionCochrane Database Syst Rev 2002;(1):CD003198.
30. Turner EH, Loftis JM, Blackwell AD. Serotonin a la carte: supplementation with the serotonin precursor 5-hydroxytryptophanPharmacol Ther. 2006 Mar;109(3):325-38. Review.
31. Hibbeln JR. Fish consumption and major depressionLancet. 1998;351(9110):1213. Lettre; Texte intégral : http://pdf.thelancet.com/
32. Hibbeln JR. Seafood consumption, the DHA content of mothers’ milk and prevalence rates of postpartum depression: a cross-national, ecological analysis. J Affect Disord. 2002;69(1-3):15-29.
36. Jacka EN, Pasco JA, et alDietary omega-3 fatty acids and depression in a community sample.Nutr Neurosci. 2004 Apr;7(2):101-6.

Leave a Comment

Translate »