El Premio Nobel 2018 de Medicina para Inmunoterapia

 

 

El Premio Nobel de Fisiología y Medicina de 2018 fue otorgado a James Allison y Tasuku Honjo por su descubrimiento de terapias contra el cáncer basadas en la liberación de los frenos del sistema inmunológico.

 

Durante mucho tiempo, las terapias contra el cáncer consistieron en dirigirse directamente a las células tumorales mediante cirugía, radioterapia o quimioterapia.

 

Pero en los últimos años, otra pista parece muy prometedora: ayudar al sistema inmunológico a combatir con mayor eficacia las células tumorales. A partir de esta idea, apareció una nueva serie de estrategias.

 

El primero fue estimular la respuesta inmune contra las células tumorales de una forma u otra, pero los resultados permanecieron mezclados.

 

Otros se han propuesto influir en los mecanismos que regulan el sistema inmunológico y, en particular, evitar que compita. Este es el campo de investigación en el que los dos premios Nobel de Fisiología y Medicina de 2018, James Allison de la Universidad de Texas y Tasuku Honjo de la Universidad de Kyoto, y sus equipos han contribuido particularmente.

 

 

En la década de 1990, James Allison y sus colegas descubrieron una proteína, CTLA-4, que desempeñaba un papel de bloqueo del sistema inmunológico. Esta proteína está anclada en la membrana de una clase de células inmunitarias, las células T, que se activan en presencia de fragmentos «sospechosos» (fragmentos de virus o bacterias, por ejemplo, o células tumorales) que He aprendido a reconocerlo antes. Cuando reconocen estos fragmentos, comienzan a proliferar, pero después de un tiempo, la proteína CTLA-4 se activa, lo que detiene la proliferación. La respuesta inmune se debilita, protegiendo los tejidos sanos del cuerpo.

 

 Inmunoterapia

 

James Allison y sus colegas tuvieron la idea de un tratamiento contra el cáncer que bloquearía esta proteína para que las células T continúen proliferando. Los primeros experimentos en ratones en 1994 fueron concluyentes. Y los resultados de los ensayos clínicos en pacientes con melanoma metastásico también son muy alentadores: poco más del 20% de los pacientes tratados estaban vivos tres años después del inicio del tratamiento, mientras que la esperanza de vida con este El tipo de cáncer era de siete a ocho meses de edad.

 

Al mismo tiempo, en 1992, Tasuku Honjo y sus colegas descubrieron otra proteína anclada en la membrana de las células T, la proteína PD-1, que también actúa como un inhibidor de la respuesta inmune, pero a través de otro mecanismo: está vinculada a ciertas moléculas, esta proteína hace que las células que la transportan se autodestruyan, un mecanismo que evita que el sistema inmunitario ataque los tejidos sanos del cuerpo. Sin embargo, las células cancerosas pueden engañar a la proteína PD-1 y activarla, lo que desencadena la autodestrucción de los linfocitos T con los que se encuentran.

 

El equipo de Tasuku Honjo y otros han demostrado en animales que, nuevamente, bloquear este bloqueo del sistema inmunológico era una estrategia prometedora contra el cáncer. De manera similar, los ensayos clínicos han arrojado resultados muy alentadores contra diferentes tipos de cáncer, como el melanoma metastásico, el linfoma, el cáncer de pulmón o el cáncer de riñón. Y la combinación de las dos terapias, actualmente probadas, sería aún más efectiva

 

La investigación continúa sobre estas dos estrategias y su combinación, o incluso su combinación con otras terapias. Se puede ver que los tumores son específicos para cada paciente, que algunos pacientes responden mejor que otros a este o ese tipo de tratamiento, y que a veces es posible determinarlo antes de comenzar los tratamientos. Los efectos secundarios de estas inmunoterapias también se controlan de cerca porque no es trivial levantar los frenos del sistema inmunológico para el cuerpo en general, y algunos pacientes son más resistentes a estos efectos que otros.

Add Comment

Translate »