¿Qué es la diabetes insípida?

 

La diabetes insípida se caracteriza por una producción excesiva de orina asociada con una sed intensa. Es posible distinguir varios tipos, los más comunes son la diabetes insípida neurogénica y la diabetes insípida nefrogénica. Estos no tienen exactamente las mismas características, pero ambos traducen un problema de regulación en los riñones. El cuerpo no tiene suficiente agua para cubrir sus necesidades.

 

¿Qué es la diabetes insípida?

 

La diabetes insípida (DI) es una afección poco frecuente por la cual los riñones son incapaces de evitar la eliminación de agua.

Definición de diabetes insípida

La diabetes insípida es la consecuencia de una deficiencia o insensibilidad a la hormona antidiurética: la vasopresina. Como parte de un funcionamiento normal del cuerpo, esta hormona se produce en el hipotálamo y se almacena en la glándula pituitaria. Después de estos dos pasos en el cerebro, la vasopresina se libera dentro del cuerpo para regular las cantidades de agua en el cuerpo. Actuará sobre los riñones para reabsorber el agua filtrada, y así evitará su eliminación en la orina. De esta manera, ayuda a cubrir las necesidades de agua del cuerpo.

En la diabetes insípida, la vasopresina no puede desempeñar su papel de agente antidiurético. El agua se excreta excesivamente, lo que resulta en una producción excesiva de orina asociada con la sed intensa.

 

Tipos de diabetes insípida

Los mecanismos implicados en la diabetes insípida no son siempre los mismos. Por eso es posible distinguir varias formas:

La diabetes insípida neurogénica o central, que es causada por una liberación insuficiente de hormona antidiurética a nivel del hipotálamo;

Diabetes insípida nefrogénica o periférica, que es causada por la insensibilidad del riñón a la hormona antidiurética;

La Diabetes insípida gestacional, una forma rara que se presenta durante el embarazo y que suele ser la consecuencia de una degradación de la vasopresina en la sangre;

Diabetes insípida que se caracteriza por un trastorno del mecanismo de la sed a nivel del hipotálamo.

Causas de la diabetes insípida.

En esta etapa, debe notarse que la diabetes insípida puede ser congénita (presente desde el nacimiento), adquirida (como resultado de parámetros externos) o idiopática (con una causa desconocida).

Algunas de las causas identificadas hasta ahora incluyen:

  • Traumatismo craneal o lesión cerebral;
  • Procedimientos quirúrgicos a nivel del cerebro;
  • Lesiones vasculares como aneurismas (dilatación localizada de la pared de una arteria) y trombosis (formación de un coágulo de sangre);
  • Ciertas formas de cáncer, incluidos los tumores cerebrales;
  • Enfermedades autoinmunes;
  • Infecciones del sistema nervioso tales como encefalitis y meningitis;
  • Tuberculosis;
  • Sarcoidosis;
  • Riñón poliquístico (presencia de quistes en los riñones);
  • Enfermedad de células falciformes;
  • Riñón de la médula espinal (enfermedad renal congénita);
  • Piel nefritis severa;
  • Amiloidosis;
  • Síndrome de Sjögren;
  • Etcétera

Diagnóstico de la diabetes insípida.

La diabetes insípida se sospecha tras la excreción de grandes cantidades de orina asociada con la sed extrema. La confirmación del diagnóstico puede entonces basarse en:

Una prueba de restricción de agua que mide la producción de orina, la concentración de electrolitos en la sangre y el peso a intervalos regulares;

Exámenes de orina para verificar la presencia de azúcar en la orina (característica de la diabetes mellitus);

Análisis de sangre para identificar en particular una alta concentración de sodio.

Dependiendo del caso, se pueden considerar otros exámenes complementarios para identificar la causa de la diabetes insípida.

Muchos casos de diabetes insípida son hereditarios. Un antecedente familiar de diabetes insípida es un factor de riesgo significativo.

 

Los síntomas de la diabetes insípida.

Poliuria: uno de los síntomas típicos de la diabetes insípida es la poliuria. Es una producción excesiva de orina que excede los 3 litros por día y puede alcanzar hasta 30 litros en los casos más graves.

Polidispsia: el segundo síntoma característico es la polidipsia. Esta es la percepción de una sed intensa de entre 3 y 30 litros por día.

Nycturie posible: es frecuente que la poliuria y la polidipsia estén acompañadas de nicturia, una necesidad de orinar durante la noche.

Deshidratación: En ausencia de un manejo adecuado, la diabetes insípida puede inducir deshidratación y deterioro funcional del cuerpo. Se puede observar hipotensión y shock.

 

 

Tratamientos para la diabetes insípida.

El manejo depende de muchos parámetros incluyendo el tipo de diabetes insípida. Puede incluir:

Hidratación adaptada;

Restricción del consumo de sal y proteínas en la dieta;

Administración de vasopresina o formas similares tales como desmopresina;

La administración de moléculas que estimulan la producción de vasopresina, como los diuréticos tiazídicos, la clorpropamida, la carbamazepina o el clofibrato;

Tratamiento específico dirigido a la causa identificada.

 

 

Prevenir la diabetes insípida.

Hasta la fecha de hoy, no se ha establecido una solución de prevención. En muchos casos, la diabetes insípida es hereditaria.

 

Referencias:

  1. [bg_collapse view=»button-orange» color=»#4a4949″ expand_text=»Show More» collapse_text=»Show Less» ]
    • Bagnis, A. Baumelou, G. Deray, síndrome de poliuria-polidipsia: diabetes insípida, medicina terapéutica, Volumen 6, número 6, junio-julio de 2000, pp. 458-65.
    • Bouvenot, C. Caulin Guía para el buen uso de la droga, Lavoisier, noviembre de 2011, 13 páginas.
    • M. Perkins, C. M. Yuan, G. Welch P., Dipsogenic diabetes insipidus: informe de una novedosa estrategia de tratamiento y revisión de la literatura, Clinical and Experimental Nefrology, marzo de 2006, Volumen 10, Número 1, páginas 63-67.
    • Mzabi, et al., Diabetes insípida gestacional: sobre un caso clínico, The Journal of Internal Medicine, Volumen 32, No. S1, junio de 2011, pág. 103-104.

    [/bg_collapse]

Add Comment

Translate »