Ruptura de disco lumbar | ¿Qué es un disco roto?

aliviar el dolor

 

Un disco agrietado es a menudo el primer signo de problemas de espalda como el lumbago o la hernia de disco. Nuestro experto, el Dr. Pierre Moreno, cirujano ortopédico y traumatólogo, explica su origen y las diferentes soluciones para tratarlo antes de que se complique.

 

¿Qué es un disco roto?

 

Es una lesión de los discos intervertebrales causada más a menudo por un movimiento inadecuado de la espalda (rotación o inclinación hacia delante) y/o por llevar una carga demasiado pesada. Los discos son una especie de almohadilla entre cada vértebra, que consiste en un anillo fibroso y un núcleo gelatinoso.

 

El núcleo del disco puede migrar a lo largo de la(s) grieta(s), causando un dolor de espalda bajo agudo o crónico. Las personas en actividad física que realizan movimientos de flexión del tronco (que tensionan la parte posterior del anillo fibroso del disco intervertebral) son las que corren mayor riesgo de sufrir grietas. Es el caso de los jardineros, albañiles, fontaneros, etc…

 

El envejecimiento natural también puede causar grietas. Los discos se deshidratan, pierden fuerza y finalmente se rompen.

 

Ubicaciones preferidas de las grietas de los discos

 

Las grietas afectan principalmente a la región lumbar. Los discos L4-L5 y L5-S1 están particularmente expuestos. Las grietas pueden ser..:

 

Grietas radiales: cuando se producen en la zona cercana al núcleo, la mayoría de las veces como resultado de un trauma, esfuerzos violentos o mala postura. Cuanto más amplias son estas grietas, más se puede infiltrar el núcleo.

Fisuras anulares: cuando se producen en la periferia del disco, lo más frecuente es que se produzcan bajo el efecto de repetidas torsiones forzadas. El núcleo no se ve afectado.

 

Síntomas de rotura de disco

 

La grieta causa lo que se conoce más comúnmente como «lumbago» o dolor agudo de espalda baja. Los síntomas son:

 

Un dolor agudo y constante que aparece instantáneamente después del movimiento en falso;

Movimiento limitado durante la incautación;

Reducción de la movilidad de toda la columna vertebral (dificultad para realizar flexiones y rotaciones del torso).

A veces el paciente adopta instintivamente una posición que ayuda a aliviar el dolor.

 

¿Cómo se hace el diagnóstico?

 

Sólo la resonancia magnética puede detectar una fisura, pero las imágenes médicas no son la primera línea de tratamiento para el dolor de espalda. Sólo en caso de dolor lumbar repetido o crónico o en caso de fracaso del tratamiento médico basado en los analgésicos y la reeducación funcional (después de 2 meses) se prescribirá un examen más completo.

 

Tratamiento de los discos agrietados

 

La fisura se cura como un dolor de espalda. El médico prescribe un tratamiento analgésico durante unos días (de 5 a 7 días), la toma de medicamentos inflamatorios no esteroideos o incluso cortisona oral. Las infiltraciones sólo se prescribirán si el tratamiento médico falla.

 

Deben evitarse los movimientos y posiciones que puedan agravar el dolor e impedir la curación de la fisura, como los movimientos de inclinación hacia adelante, el transporte de cargas pesadas, las rotaciones del tronco, los viajes en coche de varias horas de duración, la práctica de ciertos deportes con impactos (footing, tenis, baloncesto, etc.).

 

Sin embargo, para el tratamiento del dolor de espalda baja, es esencial mantenerse en movimiento, y especialmente no permanecer clavado a la cama! Su médico puede aconsejarle actividades suaves que puede seguir haciendo mientras el disco se cura, sin riesgo de agravar la grieta.

 

Deje pasar unas 3 semanas para que la grieta se cure. Se recomienda entonces realizar unas cuantas sesiones (unas 15) de reducción postural con un fisioterapeuta para recuperar la movilidad y aprender a cuidar la espalda.

 

¿Cuáles son las posibles complicaciones?

 

Una grieta repetida en el mismo lugar, o una que no ha podido sanar, puede a largo plazo causar una hernia de disco. Parte del núcleo puede salir del disco y comprimir el nervio en el canal espinal.

 

En casi el 80% de los casos, la hernia se trata sin cirugía. Un tratamiento médico (el mismo que para la fisura) y sesiones de rehabilitación con un fisioterapeuta pueden superarlo. Pero si no se observa ninguna mejora después de 2 o 3 meses de tratamiento intensivo, y si el dolor es demasiado fuerte, el cirujano puede proponer una cirugía.

 

Los gestos correctos para evitar las grietas de los discos

 

Los gestos son simples y fáciles de realizar. Sólo hay que pensar en ellos en el momento adecuado y ser coherente en su aplicación:

 

Presta atención a los movimientos bruscos del torso y del busto;

 

Proteja la parte baja de su espalda no levantando cargas demasiado pesadas, recuerde doblar las rodillas en lugar de inclinarse hacia delante cuando recoja un objeto.

 

Evite levantar pesos con los brazos estirados hacia arriba;

 

Concéntrese en los ejercicios de revestimiento y bloqueo para fortalecer sus músculos y aliviar su espalda durante los esfuerzos;

 

Recuerde fortalecer los músculos de la espalda, los abdominales, los de las piernas y los de los brazos.

 

Puedes aprender los ejercicios adecuados de tu fisioterapeuta o en una escuela de espalda, por ejemplo. Puedes hacerlas como medida preventiva, pero también debes saber que nunca es demasiado tarde. Es posible, después de que la grieta se haya curado, implementar todas estas reglas de higiene de la espalda.

 

[the_ad id=»3143″]

 

Síntomas de hernia discal lumbar l4 l5

 

 

QUÉ CAUSA EL DOLOR EN EL NERVIO CIÁTICO

 

El dolor del nervio ciático sucede cuando sufres una compresión, lo que es común cuando la persona posee una hernia de disco lumbar, especialmente entre L4 y L5, también porque se aprieta el canal de la médula, se desalinea una vértebra o hay un aumento del tono y de la firmeza del glúteo.

Mujeres que practican actividad física en el gimnasio y tienen los glúteos muy trabajados pueden tener dolor en la ciática porque hay un aumento del tono o puede haber una contractura en los glúteos, más específicamente en el músculo piriforme.

Alrededor del 8% de la población mundial sufre de dolor en la ciática, porque las terminaciones nerviosas pasan por dentro del músculo piriforme, y éste cuando está muy tenso o con una contractura, comprime el nervio, llevando al surgimiento del dolor con sensación de adormecimiento, choques eléctricos u hormigueo.

 

leer mas sobre las causas del nervio ciatico

 

discos de la columna inflamados

 

Los discos intervertebrales son esenciales para la actividad de la columna, pues son los encargados de absorber el esfuerzo creado por el movimiento. Por esto mismo, están bajo constante presión, cada que flexionamos o extendemos la espalda.

Conforme pasa el tiempo, los discos intervertebrales se van desgastando, debido a los movimientos de la vida diaria y puede llegar un punto en el que uno o varios de estos discos se fracturen.

Factores de riesgo

Además del desgaste natural de la columna, algunos factores que pueden influir en la ruptura de los discos vertebrales son:

*Sobrepeso u obesidad

*Malas posturas

*Desnutrición

*Sobre uso mecánico de la columna

*Accidentes

¿Cómo me doy cuenta si tengo un disco vertebral roto?

El principal síntoma es el dolor en la zona afectada. También puede presentarse dificultad para mover la espalda y dolor ciático si hay nervios involucrados.

Estos síntomas se pueden confundir fácilmente con otros padecimientos de la columna, por lo que es importante acudir al neurocirujano para que pueda diagnosticar si presenta un disco gastado o herniado.

Un disco vertebral roto. ¿Ahora qué sigue?

Si ya está diagnosticada la ruptura de un disco intervertebral, lo que sigue es buscar el tratamiento adecuado para disminuir el dolor y mejorar la calidad de vida.

Hay diferentes tipos de tratamiento, tanto quirúrgicos como no quirúrgicos, para solucionar este problema.

Tratamientos sin cirugía

El tratamiento conservador puede consistir en el cambio de hábitos de vida, uso de medicamentos para el dolor e inflamación, fisioterapia y/o infiltraciones.

Si se recurre a este tipo de tratamiento, es importante no descuidarse y estar en constante comunicación con el médico, pues es común que en cuanto el dolor desaparece, el paciente deja de atenderse. Esto provoca un mayor daño a la columna y aumenta las posibilidades de que el dolor vuelva.

Cirugía para ruptura de disco vertebral

Si el tratamiento conservador no da los resultados esperados, será necesario recurrir a un tratamiento quirúrgico, con el objetivo de aliviar el dolor y mejorar la calidad de vida.

La cirugía puede ser por micro cirugía mini-open, por cirugía de mínima invasión o  por prótesis de disco.

Pregunte al neurocirujano si es candidato al procedimiento mínimamente invasivo. Esta técnica es prácticamente ambulatoria, con menos complicaciones, menor tiempo de recuperación y cicatrices más pequeñas que en la cirugía abierta.

El Dr. Rubén Cárdenas es neurocirujano experto en cirugía de columna por técnicas mínimamente invasivas o mini-open. Contáctelo llenando el formulario de la derecha, haciendo clic en el botón llamar o deje su comentario con sus dudas.

 

[the_ad id=»3143″]

Leave a Comment

Translate »